Star Wars es una de las franquicias cinematográficas más importantes de todos los tiempos, que compite con El Señor de los Anillos, Star Trek y Harry Potter. PINTEREST/ STAR WARS Star Wars es una de las franquicias cinematográficas más importantes de todos los tiempos, que compite con El Señor de los Anillos, Star Trek y Harry Potter. PINTEREST/ STAR WARS

Natalie Portman revela porqué quizo rechazar su papel en Star Wars como la Reina Padmé Amidala de Naboo

Star Wars es una de las franquicias cinematográficas más importantes de todos los tiempos, que compite con El Señor de los Anillos, Star Trek y Harry Potter

Natalie portman es una de las actrices hollywoodenses más importantes de las últimas cuatro décadas, ha participado en increíbles obras como "El cisne negro" del que fue protagonista, Thor de Marvel (en varias entregas), Amigos con Derechos y algunas obras de Star Wars, este último trabajo es el que hablaremos hoy.

Cuando Natalie fue contratada para dar vida a uno de los personajes más importantes de la trilogía de precuelas de Star wars, empezando con "Star Wars: La Amenaza Fantasma" en 1999, Portman asumió el papel de la Reina Padmé Amidala de Naboo, quién fuera la madre de Luke Skywalker y Leia Organa. 

Esto fue una gran oportunidad para Portman quien, si bien ya tenía una carrera consolidada, sumó varios puntos a su popularidad en el cine, pero fue también el gran reto que conllevó asumir un papel tan importante en una franquicia como esta lo que la hizo vacilar cuando aceptó el empleo.

Hoy con el motivo del 25 aniversario de la película, Natalie se presentó una entrevista con "Empire" dónde reveló un poco más sobre su experiencia en Star Wars.

"Estaba preocupada por hacerlo, porque no pudiese hacer nada más después, porque la serie conlleva una gran mitología en la vida norteamericana. Pero eso era precisamente por lo que era una oportunidad increíble. Hizo de puente en mi carrera entre la niñez y la adultez".

Así que Natalie Portman estuvo cerca de rechazar el gran papel de su carrera, por el miedo a no poder interpretar nada más después de ello, algo así como lo que sucedió con Daniel Radcliffe cuando terminó su trabajo en Harry Potter.

 PINTEREST/ NATALIE PORTMAN


 

Más Noticias